Ni siquiera Iker Jiménez se lo podía creer ayer a mediodía cuando recibió el “chivatazo” de que un platillo volante había aterrizado en Ruzafa: “Me avisaron por WhatsApp en el grupo que tenemos de Frikis de Ovnis“, nos comentó emocionado. Hasta Ruzafa se acercaron multitud de curiosos para comprobar que era cierto lo que veían sus ojos.

Finalmente, tras exhaustivos exámenes en la zona, se llegó a la conclusión de que el objeto que había llegado hasta la demarcación de la comisión Sueca-Literato Azorín no era otro que la base de la Falla grande de dicha comisión, en Sección Especial. Un platillo volante sobre el que irá los 18 metros de altura de “Universos paralelos y lelas”, con Vicente Llácer como piloto principal.