No es que haya cambiado mucho esta edición de la Exposición del Ninot a la del 2017. Una vez más, los infantiles vuelven a ganar por goleada a los grandes, propuestas más frescas, más variedad de líneas y cada vez artistas más jóvenes con gran proyección.

Cada vez son más las comisiones y artistas que, dando buen uso de las redes sociales, proclaman a los 4 vientos que les voten para el indulto, aunque en mi produzca un efecto rechazo inmediatamente (¡soy un rebelde!). Pero la verdad es que el tema del indulto sigue igual que siempre.

Es más que probable que vuelva a ganar una figura ya repetida en numerosas ocasiones, No es ninguna novedad decir que a un servidor no le gusta absolutamente nada lo que suele ganar y votar la mayoría de personas, que por otro lado es algo totalmente respetable (que te guste y que no te guste). Algunos de estos ninots poco o nada tienen que ver luego con la temática general de la Falla.

Pero, ¿tiene mejor gusto aquella persona que adora este tipo de ninots que la que no? ¿O viceversa? En absoluto. Hay ninots adultos impecables con una estética que es la que suele ganar todos los años, al igual que hay ninots modernos (o de 4 palos como algunos dicen), que tienen algo que decir, o sátira, crítica…o incluso belleza, no sé, algo. Y oye, que también hay ninots clásicos y modernos realmente feos, no hay que ocultarlo.

¿Quién decide que un tipo de ninot sea mejor que otro? Sinceramente nada, eso tan sólo lo decide el gusto de cada uno. Lo de los ninots es como la política, al final votarás el que te de la gana y punto, nadie tiene que decirte que una cosa sea mejor que la otra.

Y es que lo bonito de ir a la Exposición es ver ninots de todos los estilos y gustos.