El objetivo de la Avenida Malvarrosa era rascar premio en la Especial adulta, ya que la competencia con el resto de comisiones de la sección de Oro se antojaba complicada para intentar conseguir metas más altas.

Al menos se tuvieron que conformar con el 10º y último premio de la Sección Especial. “A la deriva” era el lema del proyecto de Alberto Ribera.