Cualquiera que se acerque a L’Antiga de Campanar podrá comprobar como la obra de Julio Monterrubio se mantiene intacta, como si en Campanar no hubiera habido lluvia intensa ni viento. Que barbaridad lo de este hombre.