La dichosa y temida lluvia hizo aparición ayer por la noche en Valencia. Con la mayoría de monumentos plantados, el temor de los artistas se hizo realidad.

En el caso de Convento Jerusalén, la Falla ha aguantado bien dentro de lo que cabe, pues lógicamente todos los monumentos se han visto afectados. El aspecto que luce la obra de Pere Baenas es bueno, a pesar de algunos deterioros en la pintura, al menos en la mañana del 13 de Marzo. Ahora se teme al aire.