El artista Manolo Rubio obtuvo el Octavo Premio de la Sección Primera gracias a esta falla titulada “De Russafa Faller, tot un plaer“, para la comisión de Cuba-Literato Azorín.